miércoles, 14 de enero de 2009

PEREGRINACIÓN A LOURDES


Introducción

Nunca sabré el motivo que me llevó a efectuar esta Peregrinación a Lourdes, pero tengo muy claro que nunca me arrepentiré de ello y si algún día se volviera a repetir, sé que allí estaré acompañando de nuevo a todos aquellos que son felices con una simple sonrisa, aquellos que su vida no ha sido nada fácil, aquellos que necesitan a alguien a su lado para caminar, para comer, en definitiva para vivir el día a día. Esta fue la primera peregrinación que se efectuó con personas enfermas y gracias a la Cruz Roja, sobre todo a sus voluntarios y a diversas Instituciones se pudo lograr, aparte de los acompañantes y algunos, como yo, que participamos activamente en ello.

El viaje

El día 23 de Junio de 1989 salimos por la tarde desde Sevilla en un tren especial hacia la población de Canfranc, durante el cual viajaríamos toda la noche, menos una hora que estuvimos parados en Madrid por una huelga del sector ferroviario.
Al llegar a la estación de Sevilla me quedé un poco paralizada, sabía de antemano que este año irían enfermos, la mayoría eran jóvenes, niños y algunas personas mayores minusválidas.
Yo acompañaba a mi tia y tras subir al tren nos dirigimos al compartimento que nos asignaron, el cual compartiríamos con una madre bastante joven y su hija paralitica de cintura para abajo y sin habla, pero nada más mirarla siempre te sonreía.

Y llegó la hora de repartir la cena, los chicos de la Cruz Roja se encontraban en el último vagon preparando las bandejas y para allá me fui para echarles una mano; he de decir que en el compartimento al lado nuestro, iba un joven acompañando a su madre, el cual en unos años sería una gran figura del toreo y también se implicó en esta labor de ayudar a los más necesitados.
Tras la cena y recoger de nuevo todas las bandejas, los jóvenes que participamos nos reunimos en el último vagon para charlar sobre como se había dado el día, tomar una copa y después de unas horas nos fuimos a descansar.
De madrugada llegamos a Zaragoza en donde de nuevo nos tuvieron parados otra hora más, hasta que por fin, cuando ya amanecía, cruzamos la Frontera Francesa y llegamos a la estación de Canfranc.

No se hoy en día como será esta estación pero por aquél entonces era de película, tercermundista, la vía férrea no seguia a ningún otro destino, allí terminaba y ahora nos tocaba seguir el camino en autobus.

El recorrido en autobús fue impresionante, cruzar toda la parte de los Pirineos franceses y ver esos picos aún nevados cuando ya estábamos casi a finales de Junio. Eso si, una carretera no muy buena y con muchas curvas.



Y tal como llegamos a Lourdes nos trasladamos a los diferentes hoteles que nos habían sido asignados para almorzar y descansar un rato, ya que este día tendríamos sobre las 18 horas la Presentación Oficial de los Peregrinos de Sevilla ante la Gruta de Nuestra Señora de Lourdes y al anochecer asistiríamos a la Procesión Mariana de las Antorchas.

Menos mal que mañana tendríamos algún tiempo libre para descansar o pasear tranquilamente por Lourdes, pero eso os lo cuento en el siguiente capítulo.

16 comentarios:

Juanma dijo...

Me alegro de que este viaje te haya llenado tanto. La gente, efectivamente, necesita ayuda. Todos la necesitamos.

Un abrazo.

sevillana dijo...

Mi querido Juanma en el viaje aprendí que lo más importante que tenemos es nuestra vida y no las cosas materiales que algunos creen que les hace ser más feliz. En los ojos de muchas de estas personas enfermas pude comprobar lo que significa luchar por algo.
Muchos besitos

verdial dijo...

Realmente sorprende lo que puede conseguir la fe en quien verdaderamente la tiene. Yo pienso que es un don del que no todos podemos disfrutar.

El viaje precioso. Para no olvidarlo nunca.

Un abrazo

El Rincón de Sevilla dijo...

Hola, pues si que tuvo que ser bonito todo, el paisaje con la nieve y en verano y el viaje en tren, esta muy chulo.

Un beso

NATURAL DE SEVILLA dijo...

Todo se cura con la sonrisa de la fé; una mano en el hombro y una palabra amable. Promete ser muy interesante la crónica del viaje. Seguiremos atentos. Un beso

sevillana dijo...

No te puedes ni imaginar verdial la mirada de esas personas, esperando siempre que se realice el milagro, van con verdadera fe.
Saludos

Espero que te guste también el resto, El Rincón de Sevilla ya lo leerás en unos días.
Besitos

Espero que te guste Natural de Sevilla la continuación.
En un viaje como este, se valora más lo que uno tiene viendo a los demás.
Un beso

Shispalense dijo...

Vuelve nuestra amiga viajera para deleitarnos con esta nueva entrada. Dicen que la fe mueve montañas y para algun@s es así y les hace seguir luchando y simplemente con una mirada o una sonrisa son capaces de demostrar su agradecimiento a las personas que ,como tú, son capaces de entregarse a los demás.
Un besito, no cambies nunca.

sevillana dijo...

Te lo dije Shispalense que volvería con otro viajecito, y aunque este es más cortito, lo viví intensamente.
Ten por seguro que no cambiaré.
Muchos besitos

El Pasmo de Triana dijo...

Jajajaaja. Es cierto, es un coñazo y de los grandes, pero al ser nuevo en estas lides blogeras, no sé cómo deshacerme de la verificación.
¡Qué bonito (y qué duro)tuvo que ser ese peregrinaje!. Seguro que te habrá ayudado a ver la vida de otra manera.
Algún año espero hacer algo parecido alguna vez.
Un beso y nos leemos.

Juan Belmonte, matador de toros.

sevillana dijo...

El Pasmo de Triana no fue nada fácil este viaje, el bajar a las personas del tren, ayudarlas a subir a un autocar, acompañarlas. pero mereció la pena.
Si alguna vez realizar un viaje asi, aparte de sentirte muy orgulloso interiomente verás podrás ver en tu interior muchas cosas que otros no saben ni que existen.
Por cierto, te he dejado un comentario en tu blog con respecto a la verificación
Besitos

La gata Roma dijo...

Hace un par de años pude estar en la nueva estación de Zaragoza, Delicias, y es modernísima, pregúntale a tu hermano; todo evoluciona.
Sobre tu entrada poco te puedo decir porque a diario veo lo que describes y no puedo decirte nada que tú no sepas.
Esperaré la siguiente parte.
Kisses

María_azahar dijo...

Sin duda, un viaje precioso y una experiencia única que debe marcar. Me encantaría poder hacerlo algún día. Gracias por compartirlo con nosotros.

Un besazo, amiga mía.

María_azahar dijo...

Por cierto, eres fantástica.

sevillana dijo...

Mi querida gata Roma no te creas que yo se tanto, solo es la experiencia vivida.
Pero he de darte una noticia, me he apuntado a un curso sanitario, es a distancia, pero estoy muy contenta con ello y espero algún día poder trabajar dentro de esta rama.
Muchos besitos

Yo se lo recomendaria Charo a más de una persona para que comprendan lo que es la vida del día a día de los demás, esos que algunas veces pasan por nuestro lado y a los que no miramos.
Muchos besitos

suja dijo...

Hola, me gustaria hacer sevilla - lourdes en coche haciendo paradas, para aprovechar y ver distintas zonas de España y Francia. Si alguien pudiera ayudarme y decirme algún itinerario bonito o bien dónde puedo encontrar informacion sobre el mismo.

Gracias

Anónimo dijo...

gracias x acerme el trabajo de reli ers el crack bien x ti